Archivo

Archive for 31 marzo 2010

CELEBRACIÓN DEL DOMINGO DE RAMOS EN NUESTRA SEÑORA DEL PILAR

El Domingo de Ramos, la comunidad de la Parroquia de Nuestra Señora del Pilar, en la ciudad de Pilar, recibió con alegría la visita pastoral de nuestro Obispo Mons. Oscar Sarlinga, quien llegó a nuestra ciudad para presidir la ceremonia central del día con el que comenzamos a vivir la Semana Santa de 2010. La concurrencia de fieles laicos a la celebración fue verdaderamente multitudinaria, al punto que se ubicaron en toda la cuadra al frente de la parroquia, y su presencia llegaba hasta casi la mitad de la plaza central.

La ceremonia comenzó poco después de las 10, como se ha dicho, con la participación de gran número de feligreses venidos de las distintas capillas de la jurisdicción, así como de los colegios. La feligresía casi en su totalidad, se trasladó al inicio a la intersección de las calles Rivadavia y Bolívar, junto a la Plaza 12 de octubre, donde el Sr. Obispo bendijo los ramos y luego, desde allí, partió en procesión hasta el frente del Templo en donde prosiguió la Santa Misa con la lectura de la Pasión.

En su homilía nuestro Obispo, manifestó su satisfacción y alegría por estar participando del Domingo de Ramos en la parroquia del Pilar, y la multitudinaria presencia de fieles (entre los cuales muchas familias y jóvenes) provenientes de las capillas, centros de pastoral, y de los colegios. Agradeció al cura párroco, Pbro. Jorge Ritacco, a los sacerdotes y a la comunidad parroquial, su presencia y empeño en formar una parroquia eucarística, mariana, misionera. También reconoció a las autoridades civiles su presencia y agradeció vivamente a los que colaboraron en la organización de la celebración. En la misa, en la que concelebró también el P. Guillermo Striebeck, de la Sociedad de San Juan, se refirió el Obispo a la centralidad de Jesucristo, el Hijo de David, el Bendito, e hizo la relación con el concepto de “bendito” en la tradición judía (“baruch”) y la ceremonia judía de acción de gracias (o “berakhá”), estableciendo así una “continuación-plenitud” respecto del misterio cristiano. Pidió que nos colocáramos de corazón “en la multitud que aclamó al Señor”, y no en la que pidió a gritos su crucifixión, pero que también lo aceptáramos en la soledad de la Cruz, y en la gloria de su resurrección.

El Obispo invitó a todos los fieles a vivir con intensidad esta Semana, que es la mayor y más importante de los cristianos, participando de las distintas ceremonias con las que recordamos la Pasión, Muerte y Resurrección de nuestro Señor Jesucristo, que se hizo uno de nosotros para reconciliarnos con el Padre.Terminada la ceremonia Mons. Oscar, como Pastor, recibió el afecto y el saludo de un numeroso grupo de miembros de la comunidad, que le pidió su bendición.

Como dato anecdótico debemos decir que; es la primera vez que un Obispo preside la ceremonia del Domingo de Ramos en esta parroquia de Nuestra Señora del Pilar, en sus 238 años de vida.

Categorías:Uncategorized

CELEBRACIÓN DE LAS VISPERAS DEL DOMINGO DE RAMOS Y JORNADA DEL NIÑO POR NACER EN LA DIÓCESIS DE ZÁRATE-CAMPANA

La diócesis de Zárate-Campana celebró la Jornada del Niño por nacer el día 27 de marzo, en la iglesia co-catedral de la Natividad del Señor, como el día 25 lo había hecho en distintas parroquias, notablemente en Nuestra Señora del Carmen, en Zárate.

La misa de vísperas del Domingo de Ramos, en Belén de Escobar, presidida por el obispo Mons. Oscar Sarlinga, fue la ocasión de celebrar dicha Jornada, que tuvo gran concurrencia de familias jóvenes, mucha juventud (que se reunió luego en las instalaciones pastorales de la co-catedral) y representación de distintas comunidades de la diócesis y de orden civil. Por el municipio se hallaba presente el primer concejar, Sr. Sergiani, y representando a distintos sectores de la sociedad civil, el cuerpo de bomberos de Escobar, la Fundación Raoul Wallenberg (a través de la Sra. Ingeborg Schön y la Sra. Graciela Castelnovo), la colectividad italiana y otras colectividades, así como grupos de oración de los cenáculos de Nuestra Señora del Cielo.

Concelebraron con el Obispo el vicario general, Mons. Edgardo Galuppo, Mons. Marcelo Monteagudo, delegado para las Misiones, el cura párroco, Pbro. Daniel Bevilacqua, y los presbíteros Sponda (de la Compañía de Jesús), Nicolás Guidi y Mauricio Aracena, estos dos últimos colaboradores de fin de semana de la iglesia co-catedral.
HOMILÍA DE MONS. OSCAR SARLINGA EN LAS VÍSPERAS DEL DOMINGO DE RAMOS Y CELEBRACIÓN DE LA JORNADA DEL NIÑO POR NACER

BELÉN DE ESCOBAR, en la iglesia co-catedral de la Natividad del Señor, 27 de marzo de 2010

En la celebración de las Vísperas del Domingo de Ramos, miramos con ojos nuevamente admirados el misterio de la Encarnación del Señor, que se manifiesta en esta celebración en su aclamación como el Bendito del Señor, el Hijo de David, el Rey Mesías. Al mismo tiempo, recordamos hoy, en esta iglesia co-catedral de la Natividad, la festividad que dos días atrás hemos celebrado, la Anunciación a María Santísima por parte del arcángel, que nos manifiesta el “gesto divino” de la pura gracia y la respuesta generosa, purísima, de la Virgen: el “Sí” que nos dio la redención, haciendo posible para nuestra humanidad el inefable misterio de la Encarnación, por obra del Espíritu Santo. En la Anunciación celebramos el día en que el Hijo de Dios, gracias a la acción del Omnipotente Espíritu, se hizo verdadero Hombre, y, como tal, ha sido embrión humano, recién nacido, niño, adolescente, joven y adulto. En diversas naciones, por disposición de las Conferencias Episcopales, y en nuestro país también por ley, se celebra la “Jornada del Niño por nacer”. Nosotros lo hacemos hoy, como diócesis de Zárate-Campana, con plena conciencia de nuestro derecho y deber de proteger, respetar, promover, defender, la dignidad de vida humana en todas sus fases, desde la fase del niño por nacer hasta la del anciano y el muriente. La plena dignidad de la vida humana resplandece en la muerte y resurrección del Señor Jesús -que en la Semana Santa que hoy iniciamos se manifiestan con toda claridad- pues Él, el Hijo del Altísimo, es “médico de nuestras almas y de nuestros cuerpos, que ha querido que su Iglesia continuase, en la fuerza del Espíritu Santo, su obra de curación y de salvación”(1). ´Sean pues bienvenidas todas las iniciativas por la vida humana, frente a la tentación, siempre recrudesciente, del egoísmo individualístico o de las amenazas a la vida desde la concepción. También la causa contra la miseria, material y del espíritu, y un empeño renovado por el bien común, ayudarán en esta misión.

Esta Jornada servirá también para un renovado examen de conciencia acerca de nuestra palabra y de nuestra acción al respecto, en los desafíos humanos y pastorales que nos presenta el inicio del Tercer Milenio. Recuerdo que a ello nos llamó S.S. Juan Pablo II en su primera encíclica (sobre el Redentor): “Es acerca del primordial derecho a la vida que, en el alba de este tercer milenio, la entera sociedad encuentra el deber de realizar el examen de consciencia, no para cargar fardos sobre los hombros de otros, ni para provocar agravios de pena a quien ha sido ya probado, sino por el deber que tiene, en bien de sí misma, de mirar hacia adelante en dirección al futuro. Entre los signos de “caducidad” de nuestro tiempo, el cual ha progresado, pero que se halla necesitado de redención, cito la «deficiens reverentia erga vitam nondum natorum» (falta de respeto hacia la vida de los todavía no nacidos)”(2).Porque, hermanos y hermanas, la tutela de la vida humana tiene que ver, y esencialmente, con el bien común, como lo afirma, por lo demás, el Catecismo de la Iglesia católica. “La vida y la salud física son bienes preciosos donados por Dios. Debemos tomarlos en nuestro cuidado, teniendo en cuenta las necesidades de los demás y del bien común”(3).

Asimismo, como lo enseña el Concilio Vaticano II, la vida, “una vez concebida, debe ser protegida con el máximo cuidado. La índole sexual del ser humano y la facultad humana de engendrar son maravillosamente superioresa a cuanto acontece en los estadios inferiores de la vida, por ello también los actos mismos, propios de la vida conyugal, ordenados según la verdadera dignidad humana, deben ser respetados con gran estima”(4). Esto proviene de la concepción antropológica, que se trasunta en la constitución Gaudium et spes, a saber, que «es la persona humana la que hay que salvar, y es la sociedad humana la que hay que renovar… el hombre concreto y total, con cuerpo y alma, con corazón y conciencia, con inteligencia y voluntad»(5). Por este motivo, con sentido constructivo, con paz, con diálogo y con convicción, la sociedad civil y las instituciones hemos de dedicar especiales iniciativas para celebrar la vida humana, así como trabajar intensa y dedicadamente por su tutela.

Más aún, este cuidado de la vida del niño por nacer, y, a continuación, del niño en sus años de iinfancia y de su juventud, marca la pauta de calidad relacional en la sociedad humana(7). Mucho también tenemos que hacer, todos, examen de conciencia acerca de nuestra contribución a esa calidad relacional.

Por último, quería dejarles un pensamiento del Obispo y Doctor de la Iglesia, San Agustín, acerca de su meditación de la expresión evangélica de Mateo 1,20 (quod in ea natum est, de Spiritu Sancto est; lo que ha nacido en Ella proviene del Espíritu Santo). Él nos enseña como, en sentido espiritual, pueden verse allí “dos nacimientos” del ser humano: primero se nace “en” las entrañas maternas (con la concepción) y luego “de” las entrañas maternas (con el nacimiento propiamente hablando). El uso que hace San Agustín del verbo “nasci” (nacer) en el lugar de “concipi” (concebir) es muy indicativo de la altísima consideración que le da a la vida humana pre-natal: el ser humano concebido es, “en el sentido en que lo hemos expresado”, “ya nacido”. Escuchémoslo de sus propias palabras: “…por una especie de sacramento has nacido en las entrañas maternas. El ser humano, en efecto, no sólo nace de las entrañas sino también en las entrañas. Primero se nace en las entrañas, para que se pueda nacer de las entrañas. Por esto fue dicho también de María: «lo que ha nacido en ella viene del Espíritu Santo» (…). No era todavía nacido de ella, pero era nacido en ella”(8).

La Pasión de Jesucristo, que ha quedado como impresa hoy en nuestros corazones mediante la meditación de la Palabra divina, trace en nosotros sendas de esperanza que nos hagan testigos vivientes del Poder de la Resurrección.

Notas:
(1) CEC, 1421.
(2) JUAN PABLO II, Enc. Redemptor hominis (4 marzo 1979), n.8 = EncVat 6/1190
(3) CEC, 2288.
(4) CONC. ECUM. VAT. II, Const. past. Gaudium et spes, 51. CONCILIO VATICANO II, Costituzione pastorale sulla Chiesa nel mondo contemporaneo Gaudium et spes (7 dicembre 1965), nn.27. 51 = EncVat 1/1403-5. 1481ss:
(5) Ibid. n. 3.
(6) Cf JUAN PABLO II, Allocuzione all’assemblea generale delle Nazioni Unite, (2 de octubre 1979), n.21 = AAS 71(1979) 1159 = EncVat 6/1758
(7) SAN AGUSTÍN, Enarrationes in Psalmos 57,5 (del 415 circa) = PL 36,678 = CCL 39,713

Categorías:Uncategorized

JORNADA DEL NIÑO POR NACER 2010

A continuación, les enviamos información acerca de la “Jornada Por la vida” con los eventos que tuvieron lugar en la Parroquia del Carmen de Zárate, en ocasión del día de la Anunciación y el Día del Niño por nacer.

Jueves 25 de marzo: Día de la ANUNCIACION y “DIA DEL NIÑO POR NACER”:

“Ocasión para reflexionar acerca del valor de la vida humana Y del respeto que se le debe al ser humano desde el instante mismo de la concepción”

JORNADA POR LA VIDA. 25 de marzo de 2010

La comunidad toda pudo participar de esta Jornada donde:

– Celebramos el DIA DE LA ANUNCIACIÓN

– Celebramos el DÍA DEL NIÑO POR NACER. (Establecido por el Decreto 1406/98 Declárase el día 25 de marzo de cada año como “Día del Niño por Nacer” Bs. As., 7/12/98 B.O.: 10/12/98)

– CAMPAÑA DE RECOLECCIÓN DE PAÑALES: Se recibieron donaciones de pañales durante todo el día en el stand de la puerta de la Parroquia. Se invitó asimismo a los colegios a participar de la misma.

– 09: 30 hs. Tuvo lugar la proyección de Video “El Rostro humano del Embrión” y una charla sobre sexualidad y educación para el amor. La misma fue dirigida a alumnos del polimodal de escuelas laicas que lo solicitaron.

– 14: 30 hs. Por la tarde, también se repitió la proyección de Video “El Rostro humano del Embrión” y la charla.

– 18 hs. Se rezó un Rosario por la vida.

– 19 hs. Santa Misa.

Domingo 28 de marzo
– 20 hs. El día Domingo se dará la última proyección del video “Rostro humano del Embrión”, en la sede parroquial.

Categorías:Uncategorized

TOMAS DE POSESIÓN COMO CURA PÁRROCO DE MONS. MOTFERRAND EN NUESTRA SEÑORA DE LUJÁN (ZÁRATE) Y DEL PBRO. MARIO MEDINA EN MARÍA DE NAZARET (ZÁRATE)

El día 20 del cte. el Sr. Obispo puso en posesión a Mons. Osvaldo Montferrand como cura párroco de Ntra. Sra. de Luján, de la ciudad de Zárate. Concelebraron una quincena de sacerdotes, con la iglesia parroquial llena de fieles, quienes brindaron la bienvenida al nuevo cura párroco.

El domingo 21, hizo lo propio con el Pbro. Mario Medina, nuevo cura párroco de la parroquia de María de Nazaret, de la misma ciudad de Zárate. También, una quincena de sacedotes concelebó la celebración eucarística, al final de la cual un fiel laico, el Sr. Abdala, dio la bienvenida al nuevo pastor. El Pbro. Mario Medina es, a la vez, vice-presidente de la JuREC (Junta Regional de Educación católica).

Categorías:Uncategorized

FESTIVIDADES EN SAN ANTONIO DE ARECO Y JORNADA PASTORAL

EN EL BICENTENARIO (1810-1816—2010-2016), NOS PREPARAMOS A LAS FESTIVIDADES DEL DOMINGO 30 DE MAYO EN SAN ANTONIO DE ARECO Y ASIMISMO A LA “JORNADA PASTORAL”

Ante la cercanía de la Semana Santa, y luego de las Fiestas Patronales diocesanas (el 8 de mayo) consideramos la ocasión de recordar a la comunidad diocesana que este año la Festividad de la Virgen de Luján (Patronal) será celebrada en cada parroquia pero no se realizará (como es costumbre desde 2006) la convocación diocesana en una de las ciudades de nuestra diócesis, y esto en razón de adherir al encuentro convocado por el DEPLai que tendrá lugar el día 8 de mayo en la Basílica de Luján.

La comunidad diocesana de Zárate-Campana está cordialmente invitada a los festejos del BICENTENARIO en SAN ANTONIO DE ARECO, con ocasión de la conmemoración de “San Antonio de Areco, ciudad madre de ciudades” (dio origen a Exaltación de la Cruz, Zárate y Campana, en nuestra actual diócesis, y a Salto, Chacabuco y San Andrés de Giles -habiendo sido un cura párroco de San Antonio de Areco el que fundó esta última ciudad, en 1806).

El que se festeje como diócesis el BICENTENARIO es un pedido especial que nos ha hecho el CELAM, en el contexto de la MISIÓN CONTINENTAL, en el sentido en que en las naciones donde se celebre dicho Bicentenario, las diócesis implementen el modo de un “gesto misional y evangelizador” que tenga que ver con los orígenes de la patria, de la evangelización y de la obra de la Iglesia.

Como sabemos, el tema fue tratado de modo específico en el CONSEJO PRESBITERAL del 16 de diciembre de 2009, luego de haberlo consultado con el CONSEJO PASTORAL, en la última sesión del mismo año, y así se resolvió con el parecer unánime de los presentes.

Por ello, la tradicional JORNADA PASTORAL, tendrá lugar, en lo que a la reunión sobre la temática de CARITAS y de la CATEQUESIS se refiere, el mismo domingo 30, de 9 a 11 horas.

En cambio, la PASTORAL DE JUVENTUD (en consonancia con la DELEGACIÓN DE MISIONES) prepara un encuentro juvenil desde el día sábado 29 de mayo, culminando con VIGILIA DE ORACIÓN, en preparación a la misión que se hará en la misma SAN ANTONIO DE ARECO, en fecha a determinar.

Mantenemos así el compromiso asumido de ir llevando los gestos de misión, y el espíritu de misionariedad, con nuestros jóvenes, a todos los lugares de la diócesis.

El día domingo 30 de mayo será consagrado el nuevo altar de la iglesia de San Antonio de Areco y dedicado la nueva capilla del Santísimo Sacramento (que estará dedicada a la ADORACIÓN PERPETUA). Al término de la misa se honrará a San Antonio de Areco como “ciudad madre de ciudades” y se tendrá una especial mención del cura párroco Pbro. Vicente Piñero, que fundó la ciudad de San Andrés de Giles. Presidirá los festejos el Sr. Nuncio Apostólico de Su Santidad, Mons. Adriano Bernardini.

Categorías:Uncategorized

FUE ENTRONIZADA LA IMAGEN INSIGNE DE SAN JOSÉ EN LA IGLESIA CATEDRAL DE SANTA FLORENTINA (CAMPANA)

Antes de la misa de la solemnidad de San José (el 19 de marzo) el Sr. Obispo Mons. Oscar Sarlinga entronizó la imagen insigne y bicentenaria de San José, en la capilla lateral llamada “de la Cruz”, en el templo de Santa Florentina, en la ciudad de Campana.

La iglesia catedral se encontraba colmada de gente, fieles provenientes de la misma ciudad de Campana, de Ing. Maschwitz y de Escobar, entre ellos numerosos jóvenes, provenientes algunos del colegio “Santo Tomás de Aquino”.

Una decena de sacerdotes concelebraron con Mons. Oscar Sarlinga, y el colegio “Santa María” de Escobar, presentó ofrendas alusivas y envió una carta al Obispo, por intermedio de Mons. Marcelo Monteagudo, representante legal.

Digna fiesta en la solemnidad del “Hombre justo”, como lo llama la Sagrada Escritura, Aquél a quien Dios eligió para que en la tierra hiciera las veces de la paternidad de Dios, y tuviera a su cargo y cuidado a la Virgen Madre y al Niño Jesús. San José es Protector de la Iglesia entera, proclamado por el Papa Pío IX. Mons. Oscar Sarlinga pidió que sea protector de la nueva civilización y de la nueva evangelizáción a la que nos llama la Iglesia.

Categorías:Uncategorized

ORDENACIÓN DIACONAL DE CARLOS ROSELLÓ EL SÁBADO 6 DE MARZO EN LA PARROQUIA DE NUESTRA SEÑORA DE LUJÁN DE BARADERO

El Sr. Obispo Mons. Oscar Sarlinga ha ordenado diácono permanente al acólito Carlos Roselló, consagrado perteneciente a la “Familia oblatina” (Oblatos diocesanos) presente en distintas diócesis del país, y en especial en Gregorio de Laferrere y en San Justo. El nuevo diácono permanente se desempeña desde hace muchos años, con gran dedicación, en el apostolado de la parroquia de Nuestra Señora de Luján, de Baradero. Monseñor Roberto Amondaráin, pastor propio de esa comunidad, lo había presentado para la recepción del diaconado permanente, habida cuenta que, con ese fin, Carlos se ha formado especialmente durante 4 años, y para ello ha tenido el voto favorable del Director general y su consejo, y asimismo de la Escuela de Ministerios y Diaconado Permanente de la diócesis.

La sagrada ordenación, que tuvo lugar el pasado sábado 6 del corriente, tuvo como participantes de la “Familia Oblatina” a su Director general, Onofre Pighin, al Pbro. Fabián Urueña, secretario y formador, al Pbro. Fernando Pozzi, consejero y párroco, al Pbro. Virginio Isottón, Asesor de las Oblatas diocesanas y cura párroco, al Sr. Federico Sosa, ecónomo, a la responsable general de las Oblatas diocesanas, Sra. Rosa Giacchetti, y a los fieles asociados a los Oblatos diocesanos, Luis y Graciela Paz y Mercedes B. de Angelo. En la ceremonia estaban presentes los padres del ordenado, su hermana y familia.Junto a los sacerdotes arriba mencionados, concelebraron con el Sr. Obispo los siguientes sacerdotes: Mons. Edgardo Galuppo, vicario general, el Pbro. Atilio Rosatte, cura párroco de Santiago Apóstol, de Baradero, y el Pbro. Fernando Fusari. Asistió el diácono adscripto de Santiago del Baradero, Ricardo Dib, y los seminaristas provenientes de esa ciudad, Adrián Lazaro y Francisco Liaudat.El Sr. Obispo habló de la diaconía de la verdad, de la palabra, de la caridad y de la salud.

En efecto, la promoción de la caridad y del servicio en la iglesia incluye un campo de apostolado tan amplio como diversificado. El diacono es testimonio de la presencia viva de la caridad de toda la iglesia en sus mas diferentes aspectos. Por tanto contribuye para la edificación del cuerpo de Cristo, de la Iglesia domestica, al reunir la comunidad dispersa en una profunda comunión eclesial. Ejerce una función importante en la construcción de la comunión jerárquica, como también en la renovación de toda la comunidad a través del desarrollo del espíritu de familia. Cultiva un gran amor a todos los hombres de cualquier religión o raza, y se hace un servidor de la humanidad como Jesús. En el seno de la comunidad despierta diferentes vocaciones, al animar los diversos servicios y carismas (Cf Documento de Puebla n. 715).En la promoción social y en la vivencia de las obras de misericordia se empeña conjuntamente con las obras de misericordia se empeña conjuntamente con la Iglesia Latinoamericana en la opción preferencial por los más pobres, por los marginados y por los más necesitados.

El ejercicio de la caridad, sintetizado en la expresión servicio de las mesas, es la principal perspectiva del diaconado en la Iglesia primitiva. Hipólito de Roma afirma que los diáconos deben cuidar de los enfermos y comunicar al Obispo la situación de ellos, a fin de que pueda visitarlos (III,3). La “ Didascalia” insiste que los diáconos visiten a todos los que están pasando necesidad y a los que andan tristes (Didascalia de los Apóstoles, III,3,7). Lo mismo ocurre en las Constituciones Apostólicas.

El diacono debe distinguirse por grandes cualidades, como la fuerza de voluntad, la benevolencia, la misericordia y la solicitud por las viudas y los pobres. El gran ministerio de los diáconos, en los inicios de la Iglesia.

El concilio de Trento afirma que el diaconado se distingue de todos los otros ministerios eclesiales y se aproxima al sacerdocio, sin que el diácono, naturalmente, sea un sacerdote, antes bien, como lo dice la constitución Lumen Gentium, es un ministro ordenado, no en vistas al sacerdocio sino al servicio. Entre las varias tareas que son propias del diacono, se resalta la caridad, también en su dimensión social. El Concilio de Trento dice: “Todo lo que se refiere a las necesidades materiales de los huérfanos, de las viudas, de los necesitados, de los enfermos y de todos los fieles, todo eso debe ser diligente, ente investigado por lo diáconos y, con compasión, por ellos realizado. Si, por negligencia, esas providencias no son tomadas, toca a los obispos investigar con cuidado y celo para el bien del pueblo fiel”.

El concilio Vaticano II recuerda esa función en el propio texto de la restauración del diaconado:” Dedicado a los oficios de la caridad y de la administración, reacuérdense los diáconos del consejo del Bienaventurado Policarpo: Misericordiosos, diligentes, procedan en su conducta conforme a la verdad del Señor que se hizo servidor de todos”(LG9).

El rito de las Ordenaciones de los Diáconos, al sugerir un texto para la homilía del obispo, se dirige así a la comunidad: “ Consagrados por la imposición de las manos, que procede de los Apóstoles y vinculados mas íntimamente al servicio del altar, los diacono ejercerán el servicio de la caridad en nombre del obispo y del párroco. Amparados por Dios, procedan conforme su ministerio para que podáis reconocer como verdaderos discípulos de aquel que no vino para ser servido sino para servir” ( Rito de Ord. De los diáconos, n. 14).

Juan Pablo II, en su alocución de 13 de octubre de 1993, reafirmaba: “ Otra función de los diáconos es la caritativa, que comporta también un oportuno servicio en la administración de los bienes y en las obras de caridad de la iglesia. Los diáconos tienen en este campo la función de ejercer en nombre de la jerarquía los deberes de la caridad, de la administración y del bien como, las obras de servicio social”. Dentro de este contexto no podemos dejar de ubicar la, intima relación entre la liturgia y el servicio social.

En la diócesis se ha evaluado como muy positiva la inserción del diacono en el diáalogo entre la Iglesia y el mundo por evangelizar, entre la jerarquía y los laicos. Diálogo que favorezca en el seno de la Iglesia la integración de todos los ministerios, en vista de una coman vocación al servicio; dialogo ad extra, en relación con el mundo, que promueva los verdaderos valores y este abierto a los signos de los tiempos, denunciando al mismo tiempo, las injusticias y los desvíos. Una presencia fraterna y misionera ante todo por el testimonio personal. Una inserción en la realidad social, en el sector civil.

Al mismo tiempo, el Obispo encomendó al nuevo diácono la atención especial de los ancianos y enfermos. En efecto, se vive un nuevo concepto de salud, no ya como ausencia de enfermedad sino como calidad de vida. Salud integral de vida con salud integrada a la vida. Se va superando la ideología médica imperante en los últimos siglos donde el fenómeno de la enfermedad era para el médico una cuestión que resolvía él (él curaba) con tratamiento, medicación y técnicas. El enfermo era un mero asistido; a lo máximo un usuario. El enfermo era un ser científicamente cognoscible y humanamente desconocido.

Ciertamente, han surgido graves problemas como la burocracia, deshumanización y politización en el sistema de salud. Si en muchas instituciones salud está ausente la humanización, no es sólo ni principalmente por falta de recursos físicos, económicos y humanos, sino porque hay muchos profesionales pobres en ideales y en una visión integral de la persona.

Para la Iglesia, salud y pastoral es un matrimonio indisoluble. Es una misión indelegable. Cura sanando y sana evangelizando. Consciente de la seriedad de su responsabilidad, la Iglesia ha de promover una pastoral de la salud acertadamente ubicada, cuidadosamente disciplinada, especialmente formada y capacitada, debidamente encarnada, para ejercer el servicio humanizador y sanador de la fe.

Categorías:Uncategorized