Archivo

Archive for 21 febrero 2014

Jornada de capacitación de la Jurec

El Obispo dirigió algunas palabras a los asistentes. Se refirió al mensaje de esperanza del cristianismo, que radica en la Pascua. El Señor ha muerto y resucitado, por tal motivo no debemos buscar entre los muertos al que está vivo. El Dios viviente es el centro de nuestra fe, mencionó Monseñor.
Luego hizo alusión a la encíclica del Santo Padre , Lumen Fidei, exhortándonos a no perder de vista la importancia del amor, que es lo que hace única y preciosa la vida del ser humano.
Concluyo invitandonos a tener en cuenta tanto en el itinerario educativo, como en el de nuestra vida, el mensaje de esperanza cristiana: “ ¿Por qué buscan entre los muertos al que está vivo?”
Categorías:Uncategorized

Primer viernes de mes: Consagrado al Sagrado Corazón de Jesús

SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS, EN VOS CONFÍO.
AMEN

PROMESAS DEL SAGRADO CORAZÓN DE JESÚS:
(A SANTA MARGARITA MARIA DE ALACOQUE (Religiosa Francesa) EN 1674:)

1- A las almas consagradas a mi Corazón les daré las gracias necesarias para su estado.
2- Daré paz a sus familias; uniré a las enemistades.
3- Les ayudaré en sus trabajos.
4- Las consolaré en sus penas.
5- Seré su amparo y refugio seguro durante la vida y principalmente en la hora de la muerte.
6- Derramaré mis bendiciones sobre todas sus empresas.
7- Mi Sagrado Corazón es omnipotente para obtener misericordia. Y Dios perdona a los pecadores, en vista del amor que El tiene a este Sagrado Corazón.
8- Mi devoción es el ejercicio de piedad más eficaz para elevar a las almas en poco tiempo a la más alta perfección.
9- Derramaré con abundancia todas las bendiciones sobre todos los lugares donde esté expuesta la imagen de este amable corazón, para ser amado y honrado.
10- Daré a cuantos trabajan en la salvación de las almas, la gracia de mover los corazones más empedernidos.
11- Las personas que propaguen esta devoción tendrán su nombre escrito en mi Corazón y jamás será borrado de él.
12-La gran promesa:
“Te prometo en la excesiva misericordia de mi Corazón, que su amor omnipotente concederá a quienes comulguen nueve primeros viernes de mes continuos, la gracia de la penitencia final; éstos no morirán en mi desgracia, ni sin haber recibido los Sacramentos y mi Corazón será para ellos seguro asilo en aquella última hora”. Para ganar esta gran promesa, las nueve comuniones han de ser válidas, hechas en gracia de Dios y con la intención de reparar las ofensas en que caen los hombres olvidando el misericordioso amor de Jesús por la humanidad El Corazón de Jesús desea que su Imagen sagrada se exponga solemnemente en el hogar, reconociendo y aceptando su protección y realeza.

Categorías:Uncategorized